Ensayos

De nuevo Haití

El drama de Haití. Dicen por allí que éste es incluso un peor lugar para estar que ciertos lugares de África.

El terremoto del pasado 12 de enero vuelve a instalar a este país en el centro de las preocupaciones de la comunidad internacional. Así, recuerdan su existencia en los peores momentos, como sucedió en 1986, 2004 y otros momentos más pretéritos. Y sobre todo 2010, con un terremoto que no tuvo precedente en casi los últimos dos siglos.

Es increíble y constituye una verdadera alegría que después de más de 10 días hayan encontrado sobrevivientes entre las ruinas. El palacio de gobierno quedó prácticamente quebrado al medio por los múltiples estremecimientos que se vivieron en la capital. Y ni que decir de los barrios populares. Las imágenes de la TV desgarran y el gobierno argentino pide demasiado papel para que las familias argentinas adopten niños huérfanos, que éstos con facilidad pueden esperar la muerte sin haber salido de la isla.

Parte de La Española, es decir, el país entero se encuentra enclastrado entre dos fallas, dos placas tectónicas en medio del mar Caribe, no así la vecina República Dominicana. Si algún día la naturaleza se pone de acuerdo para activar ambas, se puede decir con abierta franqueza: adiós Haití.

Pero descuiden los turistas habidos y por haber de Punta Cana, habrá más República Dominicana para todos ellos. La comunidad internacional puede hacer más para defender ese punto turístico que para amparar un poco a los haitianos después de todas las desgracias que les tocó sufrir.

En Puerto Príncipe muchos se alimentan a base de barro, y si tienen suerte le añaden algo de manteca. Siempre se puede estar peor. Eso es Haití: la imposibilidad de concebir algo mucho peor, porque la ficción supera a la realidad.

One thought on “De nuevo Haití

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.