Ensayos, Fundación Sur, Historia africanista, Textos periodísticos y de divulgación

María Remedios del Valle en el origen del día de la afrodescendencia en Argentina

8 de noviembre: desde 2013, a instancias de la Ley 26852, se celebra «el Día Nacional de los/las Afroargentinos/as y de la Cultura Afro» in memoria de la afrodescendiente María Remedios del Valle, condecorada y ascendida a capitana por el General Manuel Belgrano. El 8 de noviembre de 1847 la «Madre de la Patria», como le dijeran sus seguidores y subordinados, pasó a la inmortalidad. Buena parte de sus últimos años los atravesó olvidada, sumida en la miseria y mendigando en las calles.

La heroína (crédito: Mirta Toledo)

Gran avance para la causa afro en Argentina en los últimos años, en un país que se jacta de ser blanco y europeo, y en el cual el racismo subsiste, pese a que se pregone lo contrario, que con la «desaparición» de los negros también se extinguió el racismo, acorde con una lectura de quienes escribieron la historia, que siempre lo hacen los vencedores. Pero no termina ahí. «En Buenos Aires negros no hay», se repite, aunque no hace falta indagar demasiado para que las estimaciones indiquen que son unos 2 millones los afrodescendientes en Argentina, el 5% de la población de los poco más de 40 millones de habitantes en suelo argentino. En 2010 el Censo Nacional contribuyó a que 149.493 se autorreconocieran afrodescendientes (0,4%). La pregunta es, aunque se tratase de un muestreo: ¿cuántos más por desconocimiento, desinterés, negación, vergüenza, no respondieron que sí a la pregunta sobre adscripción étnica en octubre de 2010? Son los del tronco colonial (descendientes de esclavizados), los que llegaron de Cabo Verde (fuertemente en las décadas de 1930 y 1940) y su prole, más los que han nacido en suelo argentino y cuyos padres son los inmigrantes subsaharianos que comenzaron a llegar al país desde hace alrededor del último cuarto de siglo. Es hora de visibilizarlos, a todos por igual.

El racismo para el caso siempre reposa sobre la base de la invisibilidad y la negación de los afro en Argentina, y es quizá lo que hace que un tema como la muerte del activista senegalés en la Ciudad de Buenos Aires Massar Ba, de la cual hoy se cumplen ocho meses sin esclarecimiento, haya sido olvidado. Porque no será afroargentino pero Ba es también afrodescendiente, como la humanidad, todos provenimos de la «Madre Negra», África.

Sobre el racismo, va un fragmento de la introducción a Horas de meditación (1869) del poeta afro Horacio Mendizábal, quien en su corta vida abogó por la reforma social y la solidaridad y, fiel a sus ideas, falleció al cooperar en la epidemia de fiebre amarilla que sacudió a la Ciudad de Buenos Aires en 1871 (nació en 1847, año de fallecimiento de María Remedios). En un momento en que la historiografía liberal comenzara a pregonar el mito de desaparición del afroargentino, Mendizábal, de pluma bien activa, escribió:

«¿Cómo no sentir dolor ante el infortunio de una raza hermana, hermana ante Dios y ante la razon?
¿Cómo no estremecerse ante el insulto y la humillación inicua que la raza blanca lanza
en nuestro suelo á la raza de color, á mi raza?
¿Cómo en nuestro siglo decir á un hombre en su cara: «¡Negro! tú trabajarás para mí,
tú serás mio, mi esclavo, mi cosa ¡YO SOY TU AMO!»».

Feliz día a los y las [email protected] Se conmemora a los silenciados, se celebra a los que alzan su voz y luchan. Por más visibilidad y reconocimiento.

 

Publicado en:
http://www.africafundacion.org/spip.php?article25673#.WCMUvHUw7p4.twitter

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *